tinglado. Se busca significar la planta baja del edificio como un zócalo.
El proyecto consiste en el acondicionamiento de un local como bar restaurante. El local está ubicado en uno de los cruces de caminos más concurridos de la parte antigua de Pamplona y dispone de sótano, planta baja, entreplanta y la planta primera de un edificio de viviendas en esquina. La particular composición del local en cuatro alturas y una planta reducida establece un claro condicionante a la hora de distribuir y priorizar los usos propuestos. La planta baja es el espacio principal ya que no solo se producen los accesos a través de ella sino que dispone de una doble altura de la que a priori parecía evidente sacarle el mayor partido. Se decide por tanto ubicar el uso más intenso del programa, el de bar, en esta planta, y su distribución se articula mediante una barra central situada exactamente bajo la entreplanta. Tras ella se sitúan las dos escaleras ascendente y descendente que dan acceso al resto de plantas. La entreplanta se concibe como una extensión del bar pero con un ambiente más tranquilo. La planta de sótano alberga los servicios, almacén, cocina y un comedor privado. En la planta primera se ubica un pequeño restaurante. Al exterior se busca significar la planta baja del edificio como un zócalo o basamento. Se practican grandes huecos en fachada con el fin de establecer una relación muy fluida dentro - fuera y se reviste la fachada mediante un sistema de lamas de madera que a su vez albergan grandes toldos sobre los huecos. En el interior del local se busca utilizar una reducida paleta de materiales que no obstante tengan la capacidad de cualificar el espacio y conseguir una atmósfera cálida y contemporánea. La mayor parte de los paramentos verticales se reviste con chapa minionda perforada con un fieltro absorbente en su interior proporcionando una interesante vibración en las superficies y un adecuado acondicionamiento acústico al espacio. Como único elemento de separación entre la planta baja, entreplanta y huecos de escalera se plantea una ligera malla de acero que ayuda a establecer la máxima relación visual entre plantas, además de aportar un matiz tecnológico. En los planos horizontales predomina la madera de color claro. Madera de roble natural en encimeras de barra, mesas, bancos y suelos, viruta de madera conglomerada en techos.
Enrique, Kahle, Arquitectura, Bar, Restaurante, Tinglado, Diseño, Interior, Hostelería, Pamplona
73
single,single-portfolio_page,postid-73,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.1,vertical_menu_enabled,paspartu_enabled,side_area_uncovered,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Tinglado

El proyecto consiste en el acondicionamiento de un local como bar restaurante. El local está ubicado en uno de los cruces de caminos más concurridos de la parte antigua de Pamplona y dispone de sótano, planta baja, entreplanta y la planta primera de un edificio de viviendas en esquina.

La particular composición del local en cuatro alturas y una planta reducida establece un claro condicionante a la hora de distribuir y priorizar los usos propuestos. La planta baja es el espacio principal ya que no solo se producen los accesos a través de ella sino que dispone de una doble altura de la que a priori parecía evidente sacarle el mayor partido. Se decide por tanto ubicar el uso más intenso del programa, el de bar, en esta planta, y su distribución se articula mediante una barra central situada exactamente bajo la entreplanta. Tras ella se sitúan las dos escaleras ascendente y descendente que dan acceso al resto de plantas. La entreplanta se concibe como una extensión del bar pero con un ambiente más tranquilo. La planta de sótano alberga los servicios, almacén, cocina y un comedor privado. En la planta primera se ubica un pequeño restaurante.

Al exterior se busca significar la planta baja del edificio como un zócalo o basamento. Se practican grandes huecos en fachada con el fin de establecer una relación muy fluida dentro – fuera y se reviste la fachada mediante un sistema de lamas de madera que a su vez albergan grandes toldos sobre los huecos.

En el interior del local se busca utilizar una reducida paleta de materiales que no obstante tengan la capacidad de cualificar el espacio y conseguir una atmósfera cálida y contemporánea.

La mayor parte de los paramentos verticales se reviste con chapa minionda perforada con un fieltro absorbente en su interior proporcionando una interesante vibración en las superficies y un adecuado acondicionamiento acústico al espacio. Como único elemento de separación entre la planta baja, entreplanta y huecos de escalera se plantea una ligera malla de acero que ayuda a establecer la máxima relación visual entre plantas, además de aportar un matiz tecnológico. En los planos horizontales predomina la madera de color claro. Madera de roble natural en encimeras de barra, mesas, bancos y suelos, viruta de madera conglomerada en techos.

Año 2015

Cliente Hostelería Pozoblanco S.L.

Categoría Hostelería

Publicado en 

 

Cliente

TINGLADO