El pasaje de la jacoba identificamos la oportunidad que suponía
“La Jacoba” es un popular pasaje urbano del casco antiguo de Pamplona que comunica la transitada calle Zapatería con la Plaza del Castillo. En un lateral del pasaje existe un local en el que hemos proyectado un establecimiento hostelero con bar en su planta baja y un pequeño restaurante en el sótano. Desde las primeras reflexiones en fase de diseño identificamos la oportunidad que suponía el utilizar esta remodelación como una excusa para incorporar calidad urbana al pasaje tratando de que el propio diseño unido a la incorporación de la actividad hostelera sirviera para cualificar este espacio, así como fomentar una fluida relación visual entre el transeúnte del pasaje y el cliente del bar de manera que ambos resulten enriquecidos por esta particular ubicación. En un discurso paralelo marchó el debate sobre el planteamiento estético satisfactorio para la actividad hostelera al mismo tiempo que adecuado al espacio del pasaje buscando, por un lado, conseguir una adecuada atmósfera contemporánea para el establecimiento unido a un lenguaje urbano y metropolitano para el pasaje. El alargado espacio interior de la planta baja se organiza mediante la instalación de un elemento modular conformado mediante montantes verticales procedentes de las estanterías comerciales, tablones de madera de roble en los planos horizontales y azulejos de cerámica en paramentos verticales. Este módulo recorre en sentido longitudinal el espacio y es utilizado para resolver la mayor parte de los condicionantes funcionales del bar, la barra, las mesas altas, la chimenea, el acceso a los baños, el almacenamiento, la iluminación, la música, etc. además de constituirse como un elemento que proporciona atractivas percepciones al atravesar el pasaje. La separación entre pasaje y bar se resuelve mediante carpinterías en guillotina contrapesadas que permiten varias posiciones contribuyendo a relacionar visualmente pasaje y bar. El sótano del local se aprovecha para ubicar la cocina, el almacén y un pequeño comedor. El recinto es de nuevo organizado mediante un elemento modular que a modo de pabellón se sitúa en medio del espacio disponible y articula adecuadamente las áreas de comedor y almacén. Este módulo de servicios alberga la cocina el aseo y las cámaras y de nuevo es utilizado como cualificador del espacio al mostrarnos discretamente la actividad interior de la cocina. Tres de los cuatro muros perimetrales son de piedra que se deja a la vista y el otro muro es enteramente revestido con ladrilló cara vista aparejado de canto aportando textura y acondicionamiento acústico.
Enrique, Kahle, Arquitectura, Bar, Restaurante, Pasaje de la Jacoba, Diseño, Interior, Hostelería, Pamplona
72
single,single-portfolio_page,postid-72,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.1,vertical_menu_enabled,paspartu_enabled,side_area_uncovered,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Pasaje de La Jacoba

“La Jacoba” es un popular pasaje urbano del casco antiguo de Pamplona que comunica la transitada calle Zapatería con la Plaza del Castillo. En un lateral del pasaje existe un local en el que hemos proyectado un establecimiento hostelero con bar en su planta baja y un pequeño restaurante en el sótano.

Desde las primeras reflexiones en fase de diseño identificamos la oportunidad que suponía el utilizar esta remodelación como una excusa para incorporar calidad urbana al pasaje tratando de que el propio diseño unido a la incorporación de la actividad hostelera sirviera para cualificar este espacio, así como fomentar una fluida relación visual entre el transeúnte del pasaje y el cliente del bar de manera que ambos resulten enriquecidos por esta particular ubicación. En un discurso paralelo marchó el debate sobre el planteamiento estético satisfactorio para la actividad hostelera al mismo tiempo que adecuado al espacio del pasaje buscando, por un lado, conseguir una adecuada atmósfera contemporánea para el establecimiento unido a un lenguaje urbano y metropolitano para el pasaje.

El alargado espacio interior de la planta baja se organiza mediante la instalación de un elemento modular conformado mediante montantes verticales procedentes de las estanterías comerciales, tablones de madera de roble en los planos horizontales y azulejos de cerámica en paramentos verticales. Este módulo recorre en sentido longitudinal el espacio y es utilizado para resolver la mayor parte de los condicionantes funcionales del bar, la barra, las mesas altas, la chimenea, el acceso a los baños, el almacenamiento, la iluminación, la música, etc. además de constituirse como un elemento que proporciona atractivas percepciones al atravesar el pasaje. La separación entre pasaje y bar se resuelve mediante carpinterías en guillotina contrapesadas que permiten varias posiciones contribuyendo a relacionar visualmente pasaje y bar.

El sótano del local se aprovecha para ubicar la cocina, el almacén y un pequeño comedor. El recinto es de nuevo organizado mediante un elemento modular que a modo de pabellón se sitúa en medio del espacio disponible y articula adecuadamente las áreas de comedor y almacén. Este módulo de servicios alberga la cocina el aseo y las cámaras y de nuevo es utilizado como cualificador del espacio al mostrarnos discretamente la actividad interior de la cocina. Tres de los cuatro muros perimetrales son de piedra que se deja a la vista y el otro muro es enteramente revestido con ladrilló cara vista aparejado de canto aportando textura y acondicionamiento acústico.

Año 2014

Cliente El Pasaje de la Jacoba S.L.

Categoría Hostelería

Publicado en “ON Diseño”, “Proyecto Contract”

Premio Finalista en los Premios Ascer 2014

Cliente

Pasaje de La Jacoba